Christmas Experience Times Join us December 22 at 9 & 11am! Also join us for our Christmas Eve Candlelight at 6pm (OKC) or 5:30pm (Edmond)
  • Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2019 – Deeper – Espanol
Fe como la de un perro

ESCRITURA (S) ENFOCADA EN ESTA SEMANA

25 Enseguida una mujer que había oído de él se acercó y cayó a sus pies. Su hijita estaba poseída por un espíritu maligno, 26 y ella le suplicó que expulsara al demonio de su hija. Como la mujer era una gentil, nacida en la región de Fenicia que está en Siria,27 Jesús le dijo: —Primero debo alimentar a los hijos, a mi propia familia, los judíos. No está bien tomar la comida de los hijos y arrojársela a los perros. 28 —Es verdad, Señor —respondió ella—, pero hasta a los perros que están debajo de la mesa se les permite comer las sobras del plato de los hijos. 29 —¡Buena respuesta! —le dijo Jesús—. Ahora vete a tu casa, porque el demonio ha salido de tu hija. 30 Cuando ella llegó a su casa, encontró a su hijita tranquila recostada en la cama, y el demonio se había ido. Marcos 7:25-30 NTV

PENSAMIENTOS DE CAMERON

Este pasaje de las Escrituras siempre me ha sorprendido. Es muy difícil para mí creer que Jesús, incluso de una manera indirecta, llamaría perro a alguien. Sin embargo, a primera vista, eso parece ser lo que está sucediendo aquí. A medida que profundizaba en el contexto de esta frase, mejoro un poco, pero no mucho. La palabra que Jesús usa en esta frase es una palabra que se usaba para referirse a una mascota de la casa. Así que al menos Jesús se estaba refiriendo a ella de la misma manera que me referiría a mis dos perros en lugar de a un perro callejero que probablemente tiene rabia, ¿verdad? Con este contexto, podemos entender que lo que Jesús está diciendo tiene sentido. Si mi esposa estuviera a punto de morir de inanición (hambre), sería ridículo que yo alimentara a mi perro Frankie, que se ha vuelto increíblemente bueno en hacer los “ojitos de cachorrito” antes de que yo alimente a mi esposa. En ese mismo contexto, Jesús está diciendo que su llamamiento principal es para los judíos, y que su tiempo es demasiado corto y precioso para gastarlo en alguien más.

Sin embargo, si sus perros son como los míos, solo porque les digo que “dejen de rogarme” o “que se vayan a acostar” no significa que no continuarán mirándome como si no los hubiera alimentado en años. No importa cuánta hambre tenga, obviamente, o cuánto estoy disfrutando de los tazones de burrito de mi esposa, ellos continuarán sentados tan lindos como les sea posible, creyendo que eventualmente me doblaré y les daré lo que quieran.

Me pregunto si esta actitud persistente es lo que empujó a Jesús a bendecir a esta mujer con el milagro que estaba pidiendo. Ella entendió que no era a quien Jesús vino a ministrar. Ella entendió que su mendicidad era probablemente un poco molesta. Incluso estaba de acuerdo con ser referida como un perro, pero nada iba a evitar que ella recibiera su milagro. ¿Tenemos esta misma actitud? ¿Estamos dispuestos a seguir preguntando, seguir trabajando y seguir creyendo hasta que suceda? Creo que a veces, al igual que Jesús estaba probando la persistencia y el orgullo de esta dama, Él nos prueba de la misma manera. Quiere ver si seguirás creyendo en Él cuando todos te estén diciendo que te detengas; si seguirás trabajando cuando no veas ningún progreso; si seguirás orando cuando parece que tus oraciones están golpeando el techo. Creo que si lo que estamos creyendo se alinea con la palabra y la voluntad de Dios para nuestras vidas, Él honrará nuestra fe persistente.

Cameron Haubrick

Associate Campus Pastor

© 2019 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma