Christmas Experience Times Join us December 22 at 9 & 11am! Also join us for our Christmas Eve Candlelight at 6pm (OKC) or 5:30pm (Edmond)
  • Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2019 – Deeper – Espanol
¡Has sido hecho perfecto en Cristo!

ESCRITURA ENFOCADA EN ESTA SEMANA

“No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos, sino a darles cumplimiento. Les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni una letra ni una tilde de la ley desaparecerán hasta que todo se haya cumplido. Todo el que infrinja uno solo de estos mandamientos, por pequeño que sea, y enseñe a otros a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos; pero el que los practique y enseñe será considerado grande en el reino de los cielos. Porque les digo a ustedes que no van a entrar en el reino de los cielos a menos que su justicia supere a la de los fariseos y de los maestros de la ley.

. . . .

»Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo”. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de impuestos? Y, si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué de más hacen ustedes? ¿Acaso no hacen esto hasta los gentiles? Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto. Mateo 5: 17-48 NIV (cita parcial debido al espacio).

PENSAMIENTOS DE GREG

La lectura de esta semana incluye enseñanzas de Jesús a las que se hace referencia como el “Sermón del Monte”. Seré honesto; a veces he estado confundido y abrumado por estas enseñanzas. Jesús parece describir un estándar que nunca puedo cumplir. Primero, Él nos dice que, para poder entrar en el Reino de los Cielos, tenemos que ser más justos que los fariseos. Entonces, Él nos dice que debemos ser perfectos, como Dios es perfecto. Si veo esta enseñanza por sí misma, parece que Jesús puso ante mí un estándar imposible.

He llegado a creer que Jesús está compartiendo al menos dos verdades aquí. Primero, la observancia de las reglas nunca nos capacitará para ser parte del Reino de Dios. Los fariseos eran un pueblo dedicado a la observancia cuidadosa de la ley. Fueron muy disciplinados al seguir las reglas, y genuinamente trataron de ayudar al resto de Israel a seguir las reglas también. Jesús nos dice que, si estamos tratando de entrar en el Reino de Dios siguiendo las reglas, debemos tener un nivel de justicia que supere con creces a los líderes religiosos más disciplinados. No sé tu, pero quedo corto para cumplir con ese estándar.

Segundo, Jesús está reforzando que nuestro Padre es Santo, y nosotros también somos llamados a ser santos. El camino del Reino de Dios no se trata de seguir un montón de reglas; se trata de tener un corazón puro. No es una sorpresa que este mensaje siga inmediatamente a las “Bienaventuranzas”:

“Bienaventurados los de corazón puro, porque ellos verán a Dios”. Mateo 5:8 NVI.

Entonces, Jesús nos dice que seguir las reglas no nos llevará allí. Para ser parte del Reino de Dios, debemos tener una justicia que supere a los líderes religiosos más dedicados. De hecho, estamos llamados a un estándar mucho más alto que solo seguir las reglas. Estamos llamados a ser puros de corazón. Debemos ser perfectos como Dios es perfecto. Esa es la verdad.

La verdad desnuda, sin más, me dejaría sin esperanzas. Afortunadamente para nosotros, Jesús no está lleno solo de VERDAD. Él está lleno de GRACIA y VERDAD. La maravillosa Gracia de todo esto es que Jesús ha cumplido con el estándar para nosotros. Debemos tener una justicia que supere a los líderes religiosos más disciplinados. Pues bien, Jesús nos ha dado su justicia como si fuera la nuestra. Lee 2 Corintios 5:17-21 NVI (“Dios hizo que el que no tuvo pecado fuera pecado por nosotros, para que en él podamos llegar a ser la justicia de Dios”). La norma dentro del Reino de Dios es la santa perfección. ¡Bien, Jesús satisfizo esta demanda a nuestro nombre! Lee Hebreos 10:11-14 NVI (“Por un solo sacrificio hizo perfectos para siempre a los que son santificados”). Entonces, Jesús es nuestro camino hacia la familia de Dios. Ahora que estamos en la familia, Dios producirá con amor y gracia la santidad dentro de nosotros mientras buscamos seguir su Espíritu. Vea 1 Corintios 1:7-9 NIV.

Te animo a que tomes 10-15 minutos cada día esta semana para orar por ti y por tu familia. Tome un cuaderno y escriba cualquier cosa que el Espíritu Santo te revele durante estos tiempos.

Por esta razón me arrodillo delante del Padre, de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.

Efesios 3:14-19 NIV (parafraseado).

Sepan que yo también estoy orando por usted y confío plenamente en que Dios contestará esta oración y transformará nuestros corazones.

Viernes 4 de enero de 2019.

Una breve palabra acerca de los Cuatro Evangelios

Normalmente proporcionaremos un devocional por semana, entregado cada lunes. Sin embargo, al comenzar nuestra lectura de Mateo, pensamos que podría ser útil ofrecer una breve explicación de la relación entre los cuatro “Evangelios”. Cada uno de los relatos del Evangelio representa una breve biografía de la vida de nuestro Señor Jesús y cada uno de ellos fue escrito por un autor diferente para un propósito específico.

Mateo

Mateo (a/k/a “Levi”) fue uno de los 12 Discípulos/Apóstoles originales de Jesús. Mateo era un recaudador de impuestos para Roma, efectivamente un traidor para el pueblo judío, hasta que Jesús llamó a Mateo para que se convirtiera en un discípulo. (Vea Mateo 9: 9 NVI, Lucas 5: 27-28 NVI). Mateo estaba escribiendo principalmente para una audiencia Judía. Mateo se enfocó en que Jesús cumplió la profecía del Antiguo Testamento, mientras buscaba persuadir a sus compañeros judíos de que Jesús era el Mesías/Salvador profetizado en el Antiguo Testamento. Por esta razón, el Evangelio de Mateo hace la introducción perfecta al Nuevo Testamento, ya que sirve de puente entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Mateo también se centra en gran medida en las enseñanzas de Jesús, agrupándolas en cinco discursos.

Marcos

El Evangelio de Marcos es un relato acelerado y orientado hacia la acción del ministerio de Jesús. Se enfoca más en las acciones de Jesús que en su enseñanza verbal. Marcos (a/k/a “Juan Marcos”) probablemente escribía para dirigirse a los lectores no judíos (“gentiles”) en el mundo romano. Los romanos habrían estado menos interesados ​​en la relación de Jesús con el Antiguo Testamento y más interesados ​​en el poder mostrado a través del ministerio de Jesús. Marcos no fue uno de los 12 discípulos/apóstoles originales seleccionados por Jesús. Algunos eruditos creen que Marcos era el “joven” que huyó con miedo en el momento del arresto de Jesús. (Vea Marcos 14: 51-52 NVI). Marcos era un estudiante, y eventualmente un ayudante confiable, de los apóstoles Pedro y Pablo. Muchos eruditos creen que Marcos estaba sirviendo efectivamente como un escritor fantasma para Pedro, lo que quizás explique por qué Marcos se enfoca tanto en la acción. ¡El apóstol Pedro fue definitivamente un hombre de acción!

Lucas

Lucas estaba profundamente comprometido con Jesús, pero, como Marcos, Lucas no era uno de los 12 discípulos/apóstoles originales. Lucas era un médico y un compañero de confianza del apóstol Pablo. El doctor Lucas claramente tenía el corazón de un historiador. Mientras escribía su relato, entrevistó a testigos presenciales del ministerio de Jesús y él “investigó cuidadosamente todo desde el principio”. Lucas 1: 1-4 NVI. Estamos en deuda con el doctor Lucas por proporcionar un relato ordenado de la vida y el ministerio de Jesús, “para que [nosotros] podamos conocer la certeza de las cosas que [nos] han enseñado”. Lucas 1: 3-4 NVI. Lucas también escribió el libro de los Hechos. El Evangelio de Lucas representa un relato de la vida y el ministerio de Jesús; mientras que el libro de Hechos representa un relato del desarrollo histórico de la Iglesia.

“Evangelios sinópticos”

Mateo, Marcos y Lucas a menudo se llaman los evangelios sinópticos porque incluyen muchos de los mismos eventos en el ministerio de Jesús. Casi todos los eventos incluidos por Marcos también se encuentran en Mateo y Lucas. Por lo tanto, muchos eruditos creen que Marcos fue el primer relato del Evangelio escrito, y Mateo y Lucas lo usaron como referencia al escribir sus relatos. Las personas a veces se refieren a la “prioridad de Marcos”, porque probablemente fue escrita primero, no porque sea de alguna manera más importante que los otros Evangelios.

Juan

Finalmente, se cree que el Evangelio de Juan fue el último en escribirse. Muy probablemente Juan estuvo al tanto de los otros tres evangelios sinópticos, Juan tomó un enfoque único al escribir su cuenta. Él puso al frente detalles e ideas de “imagen grande” que no estaban cubiertas en los otros evangelios. Por ejemplo, los evangelios sinópticos comienzan con la aparición de Jesús y/o Juan el Bautista, mientras que Juan enfatiza que Jesús fue parte de la Trinidad y la fuerza creadora de Dios desde la fundación de toda la creación. (Ver Juan 1: 1-5 NVI). Juan identifica claramente el propósito de su Evangelio: “para que [nosotros] podamos creer que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y que al creer [nosotros] podamos tener vida en su Nombre “. Juan 20:31 NVI.

Juntos, los cuatro evangelios revelan ricamente que Jesús se llama legítimamente Emanuel (“Dios con nosotros”).

Greg Metcalfe

Ministry Staff Pastor

© 2019 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma