• Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2019 – Deeper – Espanol
La verdad de la identidad

ESCRITURA ENFOCADA EN ESTA SEMANA

Juan 1:1-28 (VRV1995)

Juan 1:21-23 Y le preguntaron: —¿Qué, pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: —No soy. —¿Eres tú el Profeta? Y respondió: — “No”. 22 Entonces le dijeron: —¿Quién eres? Tenemos que dar respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo? 23 Dijo: —“Yo soy ‘la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor’”, como dijo el profeta Isaías”.

Juan 2:11 11 Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.

PENSAMIENTOS DE YOLANDA

Vemos la identidad como uno de los elementos sustanciales de nuestras vidas. Empieza temprano. Recuerdo que cuando era niña, una de mis cosas favoritas era fingir que era arqueóloga. Primero, creaba mi atuendo con una camisa larga y un cinturón. Me miraba en el espejo y veía a una arqueóloga inteligente, audaz y talentosa. Afuera, me gustaba ir a mi patio trasero para comenzar mi aventura. Yo también tenía otras identidades. A veces yo era una chica fuerte y heroica que vivía bajo el agua, o una rápida temeraria en mi bicicleta. En esos momentos, me transformé. No estaba enfocada en mí misma; Estaba centrada en la aventura. Mi personaje, mi personalidad, y mi identidad, cambiaba con mi creatividad. La imaginación y exploración de la infancia es divertida. Sin embargo, parece que, a medida que crecemos, nuestra identidad se transforma de algo emocionante, creativo y mucho más grande que nosotros, en algo mucho más permanente y de un enfoque propio.

A medida que pasa el tiempo, de alguna manera aprendemos que debemos mantener nuestra identidad ferozmente cerca y susceptibles ante cualquier desafío; después de todo – es lo que somos. Webster define la identidad como, “El carácter o personalidad distintiva de un individuo”. La identidad es una cosa que podemos sostener como nuestra, y nuestras vidas parecen enfocarse en expresar esa identidad cada vez que tenemos una oportunidad. Cuando nos esforzamos por “ser nosotros mismos”, nos enfocamos en nosotros mismos. No sé si has experimentado esto, pero he notado que esta comprensión de la identidad parece estar llena de vacío, frustración y confusión.

Mientras leía los pasajes de la Biblia de esta semana, noté algo en la vida de Juan el Bautista que desafía la forma en que vemos nuestra identidad. La identidad de Juan no parecía ser sobre él. Eso suena contradictorio, pero es cierto. Juan pareció acercarse más a su identidad como un regalo que le dieron para enfocar y iluminar la identidad de Jesús. En Juan 1, vemos a Juan respondiendo a los sacerdotes y levitas, y queda claro que Juan sabe quién es y quién no es. Él no niega quién es, pero confiesa: “Yo no soy el Cristo”. Parece que no lucha con el vacío o la confusión porque está enfocado en llamar la atención hacia Jesús. A medida que seguimos leyendo, vemos cómo la vida de Juan abre el camino para que Jesús aparezca en escena y en Juan 2, Jesús manifiesta su gloria y “Sus discípulos creen en Él”. ¡Que impresionante!

¿Cómo cambiarían nuestras vidas y qué podría hacer Dios si nuestra identidad ya no se tratara de nosotros, sino de hacer que Él brille?

Yolanda Caro

Pastoral Care & Freedom Ministry Pastor

© 2019 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma