• Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2021 – 21 días de ayuno
EL AVIVAMIENTO ESTÁ EN SUS MANOS (Y TUS PIES)

1 Juan 4:4 LBLA Hijos míos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo.

2 Corintios 10:3-5 LBLA Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; 5 destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo,

Marcos 16:17-18 LBLA Y estas señales acompañarán a los que han creído: en mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas; 18 tomarán serpientes en las manos, y aunque beban algo mortífero, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán las manos, y se pondrán bien.

Hace unos meses, leí la biografía autorizada de un evangelista que vio a miles de personas sanadas en la década de los 70’s. Su nombre era Kathryn Kuhlman. Guau, me entusiasmó leer sobre estas historias de curaciones y milagros a través de una mujer diminuta que le decía a la gente que ella era una persona imperfecta ordinaria con un Dios milagroso extraordinario. Ella simplemente creía que la Palabra de Dios era verdad, incluso si todavía no la veía de forma natural. Kathryn caminó en obediencia y se entregó de lleno a Dios durante muchos años, y con el tiempo, ¡Él se movió a través de ella de formas que ella nunca hubiera soñado! Al leer estas palabras, anhelaba este mismo corazón de entrega a Jesús. ¿Quién no quiere ver estallar un AVIVAMIENTO en su generación? Yo me preguntaba: “¿Estoy listo para asociarme realmente con Dios en esta temporada, incluso si no entiendo completamente Sus caminos?” ¿Creeré que Él es quien dice ser y que puedo hacer lo que Él dice que puedo hacer? “

Mucho tiempo antes de leer esta biografía, estaba en una reunión de oración de todo el personal y comencé a escuchar y cantar estas palabras: “El avivamiento está en nuestras manos…. y nuestros pies”. Pensé para mí misma: “¡SÍ! ¡Señor! Tu nos estás invitando a entregarnos completamente a Ti y a movernos en Tu autoridad. ¡Nos has comisionado a amar al mundo con nuestras vidas entregadas! ” Muchas veces, oramos por un nuevo mover del Señor, pero no prestamos atención a nuestra postura, la preparación de nuestro corazón o nuestra participación. En 2 Pedro 1:3 dice: “Su poder (de Dios) divino nos ha dado todo lo que necesitamos para la vida y la devoción, mediante el conocimiento de Aquel que nos llamó por medio de Su propia gloria y virtud”. En Cristo, no tenemos que esperar ni un segundo más por lo que necesitamos para dar un paso adelante, para vivir una vida derramada y, sin embargo, llena de fe. ¡Dios dice que ya nos ha dado lo que necesitamos! ¿No es maravilloso? Sin embargo, si soy honesto, algunas veces me encuentro viviendo como que si esto no fuera verdad. Creo la mentira de que hay algo más que necesito saber, o tener, para poder caminar en obediencia y autoridad en Cristo, para ver fluir la sanidad fluir a través de mi en la vida de los demás.

Me pregunto, ¿cuándo vendrá el avivamiento? ¿Es cuando entendemos que lo llevamos con nosotros al auditorio? ¿Es cuando llegamos? ¿Es cuando reprendemos el miedo y las mentiras que se oponen al conocimiento de Cristo y damos un paso al frente? ¿Es cuando nos arriesgamos y ponemos las manos sobre los enfermos, hablamos vida sobre la muerte en todas sus formas y nos extendemos plenamente a aquellos que Dios ama tanto, dando a su único Hijo? (Juan 3:16)

Dios quiere que le creamos. El avivamiento está aquí. Él lo ha puesto en nosotros, sí, ¡incluso en nosotros!

Tu aplicación personal:

Oremos. Señor, ponnos en alineación con Tus propósitos, Tus planes. Ayúdanos a retener nada. Deja que el avivamiento fluya de mi vida, mis manos, mi entrega, para ir al mundo y amar a la gente como Tú lo hiciste. Estoy disponible. Gracias por invitarme a ser parte de Tu plan para redimir al mundo.

“El avivamiento está en nuestras manos

Y nuestros pies.

El avivamiento viene a la velocidad

De mi rendición.

Cuando el fuego del Espíritu Santo se mueve

A través de tu vida y mi vida rendidas.

¡OH SI, AVIVAMIENTO! EL AVIVAMIENTO INUNDARÁ LAS CALLES”.

Marcy Priest Jackson

© 2022 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma