• Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2018 – Revive All – Espanol
Rendirse muy pronto, demasiadas veces

2 Pero el Señor le dijo a Josué: «¡He entregado en tus manos a Jericó, y a su rey con sus guerreros! 3 Tú y tus soldados marcharán una vez alrededor de la ciudad; así lo harán durante seis días. 4 Siete sacerdotes llevarán trompetas hechas de cuernos de carneros, y marcharán frente al arca. El séptimo día ustedes marcharán siete veces alrededor de la ciudad, mientras los sacerdotes tocan las trompetas. 5 Cuando todos escuchen el toque de guerra, el pueblo deberá gritar a voz en cuello. Entonces los muros de la ciudad se derrumbarán, y cada uno entrará sin impedimento. – Josué 6:2-5 NVI

Me pregunto ¿cuántas veces en nuestras vidas nos rendimos demasiado pronto? ¿Qué sería si hubiéramos seguido luchando, o seguido orando? ¿Cuántas veces nos detenemos muy pronto en la oración, cuando Dios simplemente quiere que ejercitemos nuestra fe y nuestra obediencia de orar un poco más?

A lo largo de la Biblia, podemos ver ejemplos de persistencia en la escritura. Ya sea el caso de la mujer con flujo de sangre, empujando a través de la multitud para tocar el manto de Jesús, Elías enviando a su siervo siete veces para buscar una nube de lluvia, o los hijos de Israel marchando alrededor de las murallas de Jericó. Persistencia a través de la fe es honrado en el reino de Dios. Miro la historia de las murallas de Jericó y a menudo me pregunto ¿qué habría pasado si los hijos de Israel se hubieran detenido antes de completar lo que Dios había pedido de ellos? En lo natural, parece un ejercicio en futilidad. Puedo imaginar lo que estaba pasando por las mentes del pueblo: “¿Así que, me estás diciendo que vamos a caminar alrededor de la ciudad tranquilamente, una vez al día, y en el séptimo día lo vamos a hacer siete veces y la ciudad será nuestra? Eso parece difícil de creer”. ¿Qué hubiera sido si se hubieran dejado llevar por esos pensamientos y dudas que roban la fe? ¿Qué sería si hubieran parado en la vuelta seis de siete días, porque estaban cansados?

No sé sobre ti, pero yo me he rendido demasiado pronto demasiadas veces, orando por algo relativo a mi vida. Tal vez me faltó fe, quizá no tenía sentido en lo natural, o quizás, simplemente me cansé de orar específicamente por algo, sin ver una respuesta. La verdad es que, quizás yo me detuve muy pronto. Dios me ha desafiado recientemente y ha avivado mi vida de oración personal. Empecé a leer un libro llamado “Hacedor de Círculos” (Circle Maker) de Mark Batterson. El libro desafía a los creyentes a orar en “círculos” alrededor de lo que están pidiendo a Dios. Ahora, nada mágico hay en orar en círculos en torno a lo que sea; es simplemente un concepto para representar firme, concreta y constante oración acerca de cosas que estamos pidiendo a Dios. ¿Qué estás creyendo que hará Dios?

Reto: Inicia un diario de oración donde tú vas a escribir lo que específicamente crees que Dios hará. Cuando Dios habla contigo acerca de alguna de esas cosas, anótalas y ve cómo tu fe será reforzada.

Tal vez eres como yo y luchas para concentrarse cuando oras. Una de las cosas que me gusta hacer es orar mientras estoy caminando o mientras conduzco (no, no cierro mis ojos). Otra cosa que me ayuda es, orar con la lista de cosas que he escrito, a la vez que declaro la Palabra de Dios en situaciones específicas de mi vida.

Victory Church

© 2019 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma