• Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2018 – Revive All – Espanol
Qué capacidad…para pensar, imaginar, y cuestionar

Te voy a dejar entrar en un pequeño secreto. ¡Soy una soñadora! ¡Me refiero a una gran soñadora! No estoy hablando de los sueños que tenemos cuando estamos durmiendo. No estoy hablando de nuestras esperanzas para el futuro. Estoy hablando de nuestra capacidad de pensar, imaginar, y hacernos preguntas. Mis sueños favoritos tienden a ser de los imposibles.

Uno que ha vivido en mi desde que era una niña, es mi sueño de poder de volar. Recuerdo el año que mis padres tenían una piscina en el patio trasero. Las gentes de las piscinas vinieron y cavaron un agujero gigante. Mi hermano y yo convencimos a nuestros padres a dejar la “montaña” de arena que se creó, y se convirtió en un volcán gigante que amenazan a la humanidad en una zona de guerra para nuestras figuras de Star Wars (Guerra de las Galaxias). Fue divertido, pero tenía un plan aún más importante para usarla. Cada noche, antes de la hora de dormir, yo iba afuera y me paraba en la cima y corría hacia abajo lo más rápido que podía. Cuando llegaba abajo, ¡yo saltaba! Yo sólo sabía que, si podía saltar en el momento justo, en la dirección correcta, yo volaría. Ya no tengo la montaña, pero todavía tengo mi sueño.

Soñar nos conecta con cuerpo, alma y espíritu. Es muy poderoso. Fuimos creados para ser ilimitados, pero debido a la caída del hombre, estamos limitados y vivimos en un mundo de limitación. A través de nuestra capacidad de soñar, somos capaces de conectarnos con un Dios que no podemos ver físicamente ni oír. A través de la imaginación, nuestras almas encuentran el tipo de posibilidades limitadas con que fuimos creados para vivir. Nuestros cuerpos encuentran un lugar para estirarse y moverse fuera de la caja en que vivimos cada día.

En Mateo 19:26 NVI, “―Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, más para Dios todo es posible”. Soñar abre nuestro corazón y nuestra mente para creerle a Dios en aquello que parece imposible. En Romanos 4:17 NVI, nos dice que Dios “llama las cosas que no son como si fueran”. Dios modela esto para nosotros en Génesis 1. Y la tierra estaba sin forma y vacía y oscura. Pero ¡Dios tenía un sueño, y comenzó a hablar fuera de Su boca, y el orden y la luz y la vida salió!

Quiero animarte a empezar a soñar de nuevo. Si te enfrentas con un reto, o tienes una situación donde no sabes qué hacer, comienza a soñar. Entiende que preocuparte es soñar; simplemente soñando lo peor. En lugar de preocuparte, date permiso para imaginar y cuestionarte lo que Dios puede hacer en tu situación. Recuerde, la fe es la sustancia de lo que estás esperando. Por lo tanto, responde tomando un momento, dando gracias a Dios por darte esta poderosa herramienta. Entonces, ¡ponte en acción y sueña! Anote las cosas que estás soñando, o compártela con amigos. Te vas a ser sorprender de cómo va a cambiar tu vida.

Yolanda Caro

Pastoral Care & Freedom Ministry Pastor

© 2019 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma