• Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2018 – Revive All – Espanol
Desperté en la abundancia de Dios

No tienen que irse —contestó Jesús—. Denles ustedes mismos de comer. – Mateo 14:16 NVI

El comienzo del nuevo año siempre es una gran oportunidad para reflexionar y hacer un inventario de dónde hemos estado durante el último año. Es importante medirnos de acuerdo con el tiempo que acabamos de terminar –así como trazando un mapa del viaje. Creo que esto tiene valor, ya que es saludable dar una mirada honesta para ver si nuestras acciones están alineadas con nuestra fe. Naturalmente, hablamos de tener fe, lo cual es vital, pero ¿lo HACEMOS en fe? Eso podría, todo junto, ser otra cosa. Nuestras acciones revelarán dónde estamos en esto. Piensa en la historia de Jesús alimentando a los 5,000, con lo cual la mayoría de nosotros estamos familiarizados, pero permíteme llamar tu atención a un par de cosas:

  1. Jesús desafió a los discípulos a alimentar a la multitud. Él quería que pensaran en abundancia, no en escases. Dios quiere que entendamos que ÉL proveerá abundantemente lo que es necesario. Él no es un Dios de escases o de sobrantes, ÉL ES un Dios de más que suficiente. Jesús dio a los discípulos dos directivas: 1. Denme lo que tienen (los cinco panes y dos peces) y, 2. Prepárense para un milagro (sienten el pueblo en grupos de cincuenta). Dios proveerá el milagro, que es SU parte. Nosotros debemos proporcionar la fe, que es nuestra parte. Los discípulos confiaron y fueron obedientes a las palabras de Jesús y las directivas. Cuando enfrentamos escases y necesitamos un milagro, Dios nos da las mismas directivas: 1. Dame lo que tienes y, 2. Prepárate para un milagro. Cuando le damos a Dios lo que tenemos, Él hace más que suficiente en nuestras vidas.
  2. Yo encuentro significado en los elementos bendecidos en esta historia. Sé que el pan y el pescado probablemente fueron un alimento básico en la dieta de aquellos días, sin embargo, Jesús hace referencia a estos elementos en otros tiempos en la Biblia. En Juan 6:33-35 NVI Jesús dice, “El pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo”. ―”Señor” —le pidieron—, “danos siempre ese pan”. “Yo soy el pan de vida —declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed”.
  3. También vemos a Jesús hacer referencia de los pescados cuando Él habla de personas perdidas en Mateo 4:19, “Vengan conmigo, y les haré pescadores de hombres”. Dios nos revela las cosas de las cuales Él quiere que tengamos en abundancia: amor por Él y amor por la gente. Jesús hace eco de esto en Marcos 12:29-31 NVI cuando Él contesta la pregunta del gran mandamiento: 29 ―El más importante es: “Oye, Israel. El Señor nuestro Dios es el único Señor —contestó Jesús—. 30 Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. 31 El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento más importante que estos.

Dios es definitivamente un Dios de abundancia y Él quiere suplir todas tus necesidades conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús, pero Él quiere que nosotros nunca perdamos de vista lo que es importante para Él: ¡Nuestra relación con Él y compartir Su amor con otros, en abundancia!

Busca en tu corazón las cosas en que sientes “escases” (finanzas, seguridad, amabilidad, conocimiento, etc.) y dáselo a Dios y prepárate para el milagro. Ore para que Dios te conduzca a la gente que necesita saber de Él (peces) y que tengas la fe para compartir (echar tu red).

Prueba esta actividad física: escoge tres posiciones de yoga. No deben forzarte, pero deben ser un reto. Haz cada posición durante 5 minutos, enfócate en la forma y recuerda que esa pose tiene más que ver con la forma, que lo que es el desafío. Enfócate hoy en las cosas correctas.

Adam Frederick

Children's Pastor

© 2019 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma