• Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2016 – Anchored – Espanol
Anclado… En Relaciones

DEVOCIONALES

La primera vez que jugaba un partido profesional de fútbol americano. Estaba en el séptimo grado, tenia 1.68 metros de altura y pesaba unos 61 kg. Por alguna razón el entrenador pensaba que mi mejor posición era en el centro. Si no sabes qué significa eso, quiere decir que el tipo en esa posición hacía llegar la pelota al mariscal del campo  y también era quien trataba de parar al jugador del otro equipo; el tipo más grande y más fuerte. Antes de la primera jugada, yo recuerdo estar parado en el campo de juego, mirando al “niño”, que parecía un pequeño tren de carga haciendo cola frente a mí. Supongo que me miraba algo nervioso porque mi compañero David, dijo algo.  Él era el jugador más grande y más fuerte de nuestro equipo. De hecho, probablemente era el jugador más grande en el campo del juego.  David estaba en línea a mí lado y me susurró: “No te preocupes Nate, lo tengo”. Ojalá pudiera decir que ganamos ese partido pero no fue así. Lo que sí puedo decir, es que no recuerdo haber tenido que tratar con ese jugador en frente mio,  porque David se encargó de él durante todo el juego. Ese día estaba tan agradecido con mis compañeros que me “cuidaban la espalda”. Fácilmente me olvidó que todavía tengo -simplemente que no están usando el equipo para jugar futbol-.

Hoy vivimos en una sociedad donde valoramos estar aislados y ser independientes. ¿Podría ser que lo que valoramos es realmente lo que en la actualidad nos está haciendo daño? Dos palabras que Jesús usaba frecuentemente para describir la iglesia eran: Cuerpo y familia. Esas palabras dan un indicio de que no somos seres aislados. Implican una interdependencia con lo cual Dios nos creó.  

La realidad es que la vida es el juego más duro que correremos.  La gran noticia es que tenemos un grandioso Entrenador: Nuestro Padre Celestial y tenemos compañeros quienes nos “cuidan la espalda”…si estamos dispuestos a pedirlo. Muchas veces, lo que nos impide hacer relaciones de valor, es el temor al rechazo y nuestro propio orgullo.  Si estamos dispuestos alejar esas cosas, verdaderamente podemos comenzar a experimentar la vida en la manera que debemos.

¡HAZ LO SIGUIENTE!

Toma tiempo ahora mismo y evalúa tus relaciones. Contesta las preguntas que siguen y considera tomar el próximo paso.

  1. Si necesitaras llamar a alguien a las 2:00 AM, ¿Hay dos personas en tu vida a las cuales puedes llamar a esa hora?
  2. ¿Dios ha puesto algunas personas piadosas cerca de ti, con los cuales debes comenzar a formar una relación con ellos?
  3. Dentro de una semana, toma la iniciativa y alcanza a 2-3 personas. Llámalos y pregúntales si hay algo por lo cual se pueden poner de acuerdo y orar por eso.  Luego, dentro de otra semana, llámalos para ver si algo nuevo está pasando. Probablemente ellos te preguntarán también si hay algún pedido nuevo. Te sorprenderá como crece la relación.

Victory Church

© 2022 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma