• Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2016 – Anchored – Espanol
Anclado… A Su Llamado

DEVOCIONALES

Yo creo que es importante que reconozcamos que Dios siempre nos llama desde el lugar donde estemos. Suena como un concepto simple. Sin embargo, cuántas veces decimos a nosotros mismos: “Dios nunca me pediría eso; yo no estoy calificado, no estoy listo”, o “¿No  sería mejor opción esta otra persona?”.

Considere  a Moisés: En Éxodo capítulo 3, lo encontramos escondido en el desierto, cuidando ovejas, corriendo de su pasado. Entonces Dios aparece y lo llama a grandeza. ¿Y qué tal, Ester?  Ella era una chica bonita, sujeta bajo la ley de Persia. Me arriesgo a decir que no estaba buscando ser una heroína. ¿Y David? El hijo menor, solo un pastor de ovejas haciendo lo que nadie más quería hacer… Luego Dios… ¡Grandezas!

Estamos familiarizados  con estas historias y estos campeones de la Biblia. No obstante,  puede parecer un tanto difícil relacionarse con ellos. Quiero decir, las cosas que Dios hizo a través de ellos fueron maravillosas y milagrosas. Tal vez estás pensando “Si Dios me hablara por medio de un arbusto en llamas… o si el bienestar de mi familia estuviera en la balanza… o si un profeta me llamara del trabajo y me ungiera.. Entonces sí lo haría”. Obviamente, estos son momentos claves en cada una de sus vidas; definiendo momentos cuando Dios dijo: “Aquí tienes, haz esto”. ¿Qué si hubieran dicho, no?  Nosotros tenemos el poder de escoger, ¿cierto? Que si hubieran dicho: “Yo no creo que Dios me está hablando; voy a volver a lo que estaba haciendo”.  La respuesta es, Dios hubiera llamado algún otro, pero la cosa poderosa es que, Dios escogió esta persona para la tarea.

Tal vez tú no tienes una experiencia de un arbusto ardiente, pero reconoces que Dios te ha puesto estratégicamente y tienes llamados únicos en tu vida y Él te los está confiando -Él te ha elegido a ti. Yo creo que estamos tan ocupados buscando esos momentos que perdemos las oportunidades a las cuales Dios nos está llamando.

Las relaciones que tienes con aquellos alrededor de ti, son una parte grande de tu llamado.

En el matrimonio, estamos llamados a amar, preferir y  honrar al otro. Como padres, debemos instruir y enseñar a nuestros niños, introducirlos hacia Dios y guiarlos por medio de nuestro ejemplo. Debemos ser una luz a un mundo en tinieblas, a compartir el evangelio y hacer discípulos a toda la gente. El arbusto ardiente sólo pasó; Dios te está llamando a la grandeza allí donde estás. A través de tu obediencia -no de tu capacidad- Dios impactará a gente; tú eres la “opción” de Dios.

¡HAZ LO SIGUIENTE!

Apunta las llamadas específicas y únicas que Dios ha escogido para ti. Ponlas en un lugar donde las puedas ver regularmente. Da gracias a Dios y pídele que te muestre cómo contestar esos llamados. Sé obediente a Su dirección.

Éxodo 3:10-12, Ester 4:14, 1 Samuel 16:11-13, Proverbios 3:6, Jeremías 29:11.

Adam Frederick

Children's Pastor

© 2022 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma