• Live In:
  • days
  • hrs
  • mins
  • secs

2019 – Deeper – Espanol
Parche con Oro

ESCRITURA ENFOCADA EN ESTA SEMANA

1 Corintios 12:21-26, 13:1-13 (NVI)

21 El ojo no puede decirle a la mano: «No te necesito». Ni puede la cabeza decirles a los pies: «No los necesito». 22 Al contrario, los miembros del cuerpo que parecen más débiles son indispensables, 23 y a los que nos parecen menos honrosos los tratamos con honra especial. Y se les trata con especial modestia a los miembros que nos parecen menos presentables, 24 mientras que los más presentables no requieren trato especial. Así Dios ha dispuesto los miembros de nuestro cuerpo, dando mayor honra a los que menos tenían, 25 a fin de que no haya división en el cuerpo, sino que sus miembros se preocupen por igual unos por otros. 26 Si uno de los miembros sufre, los demás comparten su sufrimiento; y, si uno de ellos recibe honor, los demás se alegran con él. 13:13- 13 Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.

PENSAMIENTOS DE OSCAR

Mi hija tiene seis años y ya muestra una personalidad grandiosa. Ella es la más joven de tres, y la única niña. Esta dinámica familiar generalmente viene con muchas formas de emociones apasionadas y expresivas. Sus dos hermanos mayores tienen diez y doce años y, comprensiblemente, a menudo les cuesta responder adecuadamente a los acertijos presentados por su hermana menor.

A veces, la actitud común entre los niños en su deseo de mostrar independencia, aparece cuando intentan actuar como si no se necesitaran el uno al otro, y que no necesitan nuestra paternidad. Los niños se apresuran a resaltar las deficiencias, errores y palabras desalentadoras de los demás. No es raro verlos descalificarse rápidamente entre sí debido a su comportamiento, y muchas veces se descalifican a sí mismos debido a lo que otro hermano les ha dicho o hecho. Sé que esto es probablemente común en todos los hogares. No solo es parte de la crianza de los hijos y una parte de la vida familiar lidiar con estos momentos de enseñanza en nuestras familias, sino que esta dinámica de hermanos es algo que a menudo veo en la familia espiritual que llamamos “Iglesia”.

Muchos “cristianos maduros” han cometido el temido error de descalificar el potencial de alguien en función de su pasado, su fragilidad, sus diferencias o su madurez. Echamos mucho de menos el Reino de Dios cuando no tenemos una “preocupación igual por los demás”. La Iglesia sufre mucho cuando no podemos ver más allá de las cicatrices y las piezas rotas de alguien. Tenemos diferentes historias, diferentes dones y talentos, diferentes cicatrices … todos nosotros alguna vez fuimos rotos y hemos sido reconstruidos por el amor incondicional de Dios. No quiero decir que quitamos las consecuencias del pecado; siempre vendrán porque “Dios disciplina a los que ama”, pero es nuestro deber como el cuerpo de Cristo ayudar a las personas a restaurarse, liberarse y equiparse. Esto no es solo responsabilidad exclusiva del pastor. Todos amablemente ayudamos a las personas a volver a estar juntas. Nuestras piezas rotas crean un espacio donde Dios puede mostrar su bondad y amabilidad. Dios aparece en nuestra debilidad más que en nuestras fortalezas porque “Su gracia se perfecciona en nuestras debilidades”.

Kintsugi Art

Hace poco vi esta publicación en Instagram: “En Japón, han hecho un arte restaurando cosas rotas. Es una práctica antigua que han llamado ‘Kintsugi’, que significa parchar con oro’. Es una costumbre antigua de reparar cerámica agrietada con oro real, no solo arreglando el jarrón, sino que de alguna manera lo hace mejor que nuevo al aumentar enormemente el valor de la pieza. Implica convertir lo que está roto y perdido y lo que muchos pensarían que es irreparable, en piezas hermosas y apreciadas. Muchos de nosotros queremos ocultar nuestros defectos, cicatrices o cosas por las que hemos sufrido o atravesado. Los artistas de Kintsugi los destacan, creando un diseño completamente nuevo y aportando una belleza única a la pieza original. Debido a la forma en que cada pieza se rompe y vuelve a unir, no hay dos piezas iguales, pero se restauran maravillosamente y se convierten en algo mejor que nuevo. No se vuelven a unir por ninguna cosa vieja, sino que se vuelven a unir delicadamente con oro”.

¿No es esto lo que Dios ha hecho con nosotros? ¿No es esto lo que debemos hacer el uno con el otro? Para poner el oro, poner el amor de Dios, poner la gracia de Dios en las vidas rotas de las personas, en la historia rota de nuestro cónyuge, en el quebranto de nuestros hijos, y mostrarles cuán hermosos todavía son y cuán poderosamente Dios puede usar su historia cuando lo permiten. curar sus cicatrices? Podemos hacer esto por el amor de Dios en nosotros. Por lo tanto, podemos practicar “el más grande de estos…Amor”.

Oscar Ortiz

Campus Pastor

© 2019 | All Rights Reserved.
Victory Church in Oklahoma